ETER

Decí lo que pensás. Estudiá lo que querés.

+54 4857-5701 +54 9 11 6170-2193 info@eter.com.ar

Amar el mito

Por Victoria Andrada

Dentro del contexto de las charlas profesionales otorgadas por la carrera de Guion, los estudiantes de primer y segundo año tuvieron la visita de Lorena Muñoz y Tamara Viñes, directora y guionista respectivamente de “Gilda”, película estrenada en 2016.

Dos años arduos de trabajo, una búsqueda infinita por los derechos de autor, 17 guiones, 8 semanas de rodaje y una infinidad de entrevistas con las personas que compartieron diferentes ámbitos con Gilda, es solo una parte de lo nos contaron en la noche de Acevedo 262.

Este proyecto lo idean dos profesionales del medio audiovisual y ante todo mujeres. Tanto las identifica el género que creen que fue una “cadena de mujeres” que lo hizo posible. Lorena, remarca “No es lo mismo ser mujer y autora, como Gilda, y ser hombre y autor”. Muñoz y Viñes destacan la fuerza que “La reina de la cumbia tropical” representa al tener una banda de hombres detrás suyo, sin la necesidad de exhibirse física ni sexualmente, estando en el medio y en la época que estaba.

En todas las historias hay una verdad, pero ellas destacan que hay más de una, esta ficción es la de ellas. Tomaron todos los datos que les brindaron tanto compañeros de ruta como familiares, pero luego decidieron despegarse de esa información para crear a “su” Gilda. La directora expresa “la verdad atraviesa la pantalla al ver a los fans gritando te amo a Natalia”. Tamara agrega que su ficción se convirtió en realidad cuando muchos fanáticos, que no tienen edad para haber visto a Gilda en vivo, le agradecieron, con lágrimas en los ojos, la posibilidad de vivir esa experiencia durante su participación como extras.

Fabrizio Magnin, hijo de la cantante, finalmente cedió los derechos musicales de su madre tras un año de negociaciones. Lo hizo con tanta confianza que ni siquiera leyó el guion porque sintió correcta la manera en la que iban a retratar a su madre: una mujer normal que decidió seguir su pasión. La cumbia cambio, el medio cambio, pero Gilda sigue siendo Gilda.

Victoria Andrada