NOVEDADES

Reviviendo partidos olvidados
Por Melina Ortiz

- La promoción entre Chacharita y Platense, año 2005. Pónganse en la piel de un hincha que se juega por no descender - hace una breve pausa, mira a quienes lo escuchan con atención y prosigue - Uno de ellos es el cuadro de mis amores. Descendimos en el 2004 y a partir de ahí se dieron todas situaciones en contra. En el Apertura solo sacamos 11 puntos y estábamos últimos en la tabla de promedios. En el Clausura llegamos a las dos últimas fechas con chances, pero había que ganar o ganar. Lo hicimos agónicamente ante Ferro en el último minuto, y luego a Racing de Córdoba. Queda igualado con Defensores de Belgrano y tiene que desempatar. Imagínense. 

No se le escapa ningún detalle. Apenas toma aire entre cada oración. Todos continúan atentos al relato.

- A Vivaldo lo habían echado los dirigentes. Estaba por pasar a Boca, pero se enteró por televisión de la salida de Bianchi y que eso se cayó. Se tenía que quedar en la B Nacional que no es lo mismo, yo lo entiendo. Encima justo en la última fecha el arquero titular agarró a un rival fuera del area y se fue expulsado. ¡Justo para el desempate! ¿Qué hacíamos para la final? ¿Va el pibe de 17 que aún no debutó o llamábamos a Vivaldo que todavía tiene contrato? Vivaldo volvió, lo hizo por Chaca. El partido terminó 0 a 0, y Vivaldo, como en un cuento, ataja el último penal y mantiene a “Chaca” con vida. Pero no terminó ahí. Ahora había que jugar la promoción con Platense.

Sus colecciones de
El gráfico y Solo fútbol, sus visitas a la Hemeroteca, su faceta curiosa de historiador e investigador y toda su trayectoria como escritor de anécdotas e historias de fútbol parecen estar a flor de piel. Así también su fanatismo funebrero.

- En Vicente López empataron. De Local, en el primer tiempo también. El segundo, arranca con un penal para Chacarita. El jugador lo tira afuera y en la siguiente jugada: penal para Platense. Apagué la tele, no aguantaba más. Iban 7 y me dije que por media hora no iba a ver nada. Supe después que lo erra y que luego Nacho Piatti mete un golazo. Prendo la tele, Chacarita ganaba 1-0 y hay tiro libre para Platense. Bergessio empata a los 48. Me culpo de prender la tele. Pero después “Chaca” mueve del medio y termina. Por ventaja deportiva nos salvamos del descenso y terminamos con tanto sufrimiento. Fue mi viacrucis y escribirlo mi homenaje.

El hombre del relato es Eduardo Bolaños y sus oyentes, los estudiantes de Periodismo Deportivo de segundo y tercer año. Sobre la mesa en la que el escritor, productor y conductor está sentado se encuentra su nuevo libro “Inolvidables partidos olvidados”, cuya presentación fue la causa del encuentro. La historia de esa dura y apasionante promoción se encuentra redactada dentro de esas páginas junto a otras más.
“Busqué ir al rescate de algunos partidos que en su momento tuvieron un detalle sobresaliente, pero que después por esas cosas del destino o de la desmemoria futbolística quedaron en el olvido. A demás sumé algunas perlitas y curiosidades, ya que nuestro fútbol tiene muchas y le dan color al deporte”, confesó.

Bolaños arrancó su etapa como escritor junto Javier Tabares en el 2013. Juntos redactaron “Esto también es fútbol” y “esto también es fútbol en los mundiales” con datos estadísticos y anecdóticos. En el 2016, ya sin su compañero, escribió un libro de cuentos “El yeso de Van Der Kerkhof”. Este año decidió abandonar la ficción y retomar la realidad: “Un partido entre Rosario Central y Deportivo Armenio en el año 88 que recordé un verano en unas vacaciones fue el generador del libro. La academia rosarina perdía 3-0 pero entre el último minuto del partido y los minutos que adicionó el árbitro lo empató y forzó a una definición por penales que luego ganó”.

Pero el fútbol no es su única pasión. El periodista encontró en el tenis otra beta dónde poder desarrollarse. Actualmente es productor y conductor de las transmisiones del deporte con raqueta en Fox Sports. “Guillermo Salatino me dijo que me siente al aire con él a hacer la trasmisión con él al aire. Arranqué en los Juegos Olímpicos que Del Potro fue medalla. Le voy a estar eternamente agradecido”.

“Me pude insertar en el mundo deportivo por un casting de Canal 9. Tenía que hablar unos minutos en la cámara de un deporte. Eran 300 personas hablando de fútbol. Cambié y hablé de tenis. Quedamos yo y 7 más”, detalló y luego aconsejó a los estudiantes: “A todos nos gusta el fútbol, pero tengan herramientas y conocimiento de otros deportes, a mí me ayudó. Quizás le puede abrir las puertas a ustedes”.

“El relato que más me gusta del libro es el partido entre Racing y Ferro en el 83. Arrancó en dictadura y terminó en democracia con Independiente campeón y la “Academia” en la B. Traté de ser parejo con historias de River y Boca, buenas y malas. Quedaron cosas afuera, hay mucho por recordar”, expresó Bolaños, quien pudo recordar junto a los futuros periodistas deportivos inolvidables partidos olvidados.

@meliortizerbes

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER