PASA EN ETER

Aprendiendo a entrevistar
Por Melina Ortiz | @meliortizerbes

¿Cómo me debo preparar para una entrevista?, ¿Cuál debe ser la primera pregunta?, ¿Cuánto tiempo debe durar?, ¿Se tutea o no al entrevistado?; éstas inquietudes sufren a menudo los estudiantes de Periodismo. Eduardo Aliverti dió una charla en ETER sobre el género entrevista para medios gráficos y digitales.

“Van a atravesar momentos de muchos nervios. Desde el momento en que se levanta el teléfono están demostrando su grado de personalidad y de seguridad. Hay que manifestar firmeza”, reconoció Aliverti ante la mirada atenta de los alumnos de primero y segundo año de Periodismo y Locución. Eduardo Aliverti, rector de la escuela, lejos de querer asustarlos, buscó prepararlos y despejar sus dudas.



“Existen tres ejes a tener en cuenta: quién es el entrevistado, cuál es el contenido y cuál es el objetivo. Una entrevista es leer, averiguar, informarse, saber hacer preguntas. Implica inquirir, presionar y burlar”, explicó el periodista. Luego, diferenció: “Reportaje no es lo mismo, ya que es el género supremo del periodismo: incluye a la entrevista, una crónica, datos, etc. Tampoco es lo mismo que una charla en donde se comparten ideas de manera distendida. Es importante saber reconocer cada género”.

Los estudiantes le consultaron acerca de cómo comenzar una nota, preocupados por la impresión que generarán ante el entrevistado y, posteriormente, ante la audiencia. Aliverti les advirtió: “Si la primera frase de una columna es aburrida, sin atracción o sin un disparador nadie va a seguir leyendo. Si en radio la primera pregunta es tonta difícilmente alguien los siga escuchando y puedan remontar la nota. Tienen que impactar”.

Eduardo Aliverti se basó en su vasta experiencia y señaló: “No es lo mismo jugar de visitante que de local. En el género entrevistas, psicológicamente no es lo mismo ir con un corbatero o grabador a que vengan al estudio dónde trabajan y el poder lo tiene uno”.

“Hay que prepararse de forma diferente ante alguien que es monosilábico que ante a una persona que habla sin parar y se va por las ramas con mucha capacidad”, aseguró el locutor. Continuó con varios consejos: “Hay que preparar un ayuda memoria en vez de redactarse las preguntas. Las mismas deben ser concisas y con buena formulación sintáctica para no mostrar pobreza. El tuteo depende del entrevistado y de la confianza”.

El docente se refirió también a la duración del trabajo de entrevista y su reflejo en los medios: “El tiempo de la entrevista tiene que ser acorde con el largo de la edición que es responsabilidad de ustedes. Hagan un orden de los temas de los que no se quieren escapar”.

Por último, y en referencia a su trabajo personal y la actualidad de los medios, Eduardo Aliverti se sinceró: “Quiero que la entrevista le sirva a un tercero. Últimamente me inquieta salir de la media de lo que se advierte periodísticamente en torno de las preguntas generalizables y vagas que circulan. Hay una mega-devaluación del modo de preguntar. Estoy pendiente de diferenciarme”.

Galería
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER