Fabiana Grosso

Fabiana Grosso

     

Desde chica comencé a cantar en un coro, en el coro de la escuela, y tuve la suerte que mi maestra de Música era muy respetuosa por todas las voces que constituíamos ese coro. Esa responsabilidad hacia el cuidado de las voces que mi maestra de Música tenía fue lo que me permitió aprender a escuchar. Y ahí entendí cuál era el efecto mágico que producía mi fascinación al cantar, simplemente era que podía escuchar y disfrutar las voces de mis compañeros del coro a la par que mi propia voz. Fue alucinante!
Fue como poder bucear en la profundidad de cada voz. Me di cuenta que escuchando podía ver todos los colores que cada ser humano tenía en su propia voz de igual manera que se pueden observar todos los colores que existen en el océano cuando nos sumergimos en él. Esto es lo que me pasa en mi propio ser cada vez que escucho voces, se abre una dimensión que me apasiona.
Soy Fonoaudióloga recibida en la UBA, fui Residente en el Hospital Rivadavia, fui docente en la Carrera de Fonoaudiología de la UBA, estoy en la Consultoría Fonoaudiológica en el Instituto Superior de Música “Juan P. Esnaola” y soy docente en ETER casi desde que se creó la institución. Todo esto entre otras cosas lindas que transité. 
Pero uno de los eventos más lindos de mi vida fue haberme certificado hace casi dos meses en Alemania, junto a un grupo de colegas maravilloso, como Maestra Certificada en el Método Rabine (CRT) y como Terapeuta en el Método Rabine (CRVTh). Sueño cumplido.
No puedo contarles en esta breve presentación lo que significa para mí esto, pero lo voy a resumir en pocas palabras. Para mí el Metodo Rabine es TODO, todo lo que está bien, todo lo que alimenta mi esencia y todo lo que me permite tener muchos recursos y herramientas para realizar ese viaje adentrándome en las voces de mis alumnas y alumnos con total seguridad y amor.
Por eso aprovecho esta oportunidad para agradecer a mi maestra Elisa Viladesau, que hace unos 20 años me invitó a conocer este Método y al Prof. Rabine que fue mi gran Maestro de Canto y que me ayudó a realizar mi gran viaje interior hacia mi voz y mi propio ser. 
Por todo esto es que quisiera que en este Día Mundial de la Voz se permitan continuar con ese viaje increíble que es conocer sus propias voces, quererla mucho, hacerla crecer, darle espacio, cuidarla y respetarla porque nuestra voz es hermosa. Y es hermosa porque simplemente es parte de nuestra alma. Recomendación entonces: No se pierdan ese viaje! Anímense! Todas las docentes de Entrenamiento Vocal de ETER estamos acá, para cuidarlos y acompañarlos!
Suscribite a nuestro newsletter