Pasa en ETER

El campeón del mundo Osvaldo Rinaldi conversó con los estudiantes de Periodismo Deportivo
Por Pablo Coronel | @pabloircoronel_

Estudiantes de la carrera de Periodismo deportivo recibieron al ex-futbolista y campeón Mundial Juvenil del 79’, Osvaldo Rinaldi, para hablar sobre su experiencia. Se dió en el marco de la Materia Fútbol 2 que dicta el profesor y periodista Gabriel Casas.


Luego del triunfo de la Selección nacional en el Mundial de Fútbol de 1978 realizado en nuestro país, Argentina se dió el gusto de ganar una nueva copa mundial en el Mundial Juvenil de Japón en 1979. Muchas de las estrellas más importantes del deporte nacional, recorrieron sus primeros pasos como profesionales en ese torneo; dejando como resultado la obtención de la copa luego de una final contra la Unión Soviética que finalizó en un 3-1. Uno de esos jóvenes que se consagró en Japón fue Osvaldo Rinaldi, quién se desempeñó como mediocampista.


Rinaldi fue un joven prodigio que debutó en Primera División con apenas 18 años en el club San Lorenzo. Participó en los entrenamientos del seleccionado Argentino en 1978, en vísperas del Mundial, trabajó como ”sparring“ de los profesionales más experimentados. ”Viví todo ese Mundial jugando en contra del seleccionado. Cuando salía del Monumental, de marcar a los mejores jugadores del momento, como Kempes, me volvía a mi casa en Lugano en colectivo con los botines debajo del brazo. Una vez me crucé a un amigo que me preguntó de dónde venía y cuando le contesté no me lo creyó“, compartió Osvaldo entre las risas de los estudiantes.




El público argentino admiraba al seleccionado juvenil del 78’ y muchos lo catalogan como el mejor seleccionado que tuvo la Argentina. Tanto es así, que, dada la distancia y la diferencia horaria con respecto a Japón, los hinchas argentinos se levantaban a la madrugada sólo para ver los partidos. ”Me encuentro con gente joven como ustedes, y más de una vez me dijeron que el ‘viejo’ los tienen podridos contándoles sobre el seleccionado juvenil campeón“, recuerda. La formación de ese momento estaba compuesta por: Sergio García en el arco, Abelardo Carabelli, Juan Simón, Hugo Alvez y Rubén Rossi en la defensa, Juan Barbas, Osvaldo ‘Pichi’ Escudero, Ramón Díaz, Gabriel Calderón y nada más ni nada menos que Diego Maradona acompañaron en el mediocampo a Rinaldi.


El ex-futbolista, hoy coach motivacional y agente de seguros de vida, recapitula sobre su carrera. Luego de ser campeón mundial, lo citan para el Preolímpico en 1980, certamen en el que también se consagró campeón, sin dejar de jugar para San Lorenzo, hasta 1981, cuando el club descendió de categoría. También jugó en River, Huracán y Loma Negra. ”Otra de las cosas que tienen que ver con el éxito y el fracaso, es que yo tuve una lesión muy fuerte en el tobillo de la que por suerte me pude recuperar, pero no ya para seguir jugando al fútbol, así que a pesar de haber ganado mucho, me retiré a los 30 años“, dijo Osvaldo.


”El éxito bien aprovechado te motiva, pero el fracaso te enseña mucho si sabes aprovechar: El descenso te da temple por ejemplo, hay jugadores que se destrozan o jugadores que se caen. Me acuerdo, por ejemplo, que me citan en el gasómetro, con apenas 18 años. Cuando llego y voy a la utilería el encargado me dice ‘grasita anda a cambiarte allá’, y me mandó a cambiarme solo, sin importar que yo esté convocado para la primera división. Me la banque y me cambié solo en el vestuario de la tercera. Después viene el kinesiólogo y me dice ‘nene te van a quemar, volvé a la quinta, te quieren poner porque el equipo no anda’ y yo le respondí ‘y si no juego ahora, entonces ¿cuándo querés que juegue?“
, recordó animoso Rinaldi, y prosiguió: ”A veces las oportunidades se dan porque alguien no la está aprovechando. No le hice caso nadie, me puse firme y fui para adelante, y al poco tiempo entré como titular“.


La charla sirvió como una oportunidad a los próximos periodistas para desarrollar preguntas a una figura del fútbol y así tener información de primera mano sobre los acontecimientos deportivos históricos de los últimos tiempos y, también, de la actualidad.

Galería
Suscribite a nuestro newsletter