Pasa en ETER

“El recorte de la realidad existe desde que existen los medios”
Por Sofía Selasco | @sofiselasco

Gabriel Prósperi, locutor, periodista y licenciado en Comunicación Social de la Universidad Nacional de La Plata, visitó a los estudiantes de segundo año de Locución, en el marco de la materia Práctica Integral de Radio II, a cargo de la docente y también locutora Laura Cats. La charla buscó esclarecer cuestiones relacionadas al ámbito laboral en los medios y analizar la situación actual del mercado de trabajo.


“El recorte de la realidad existe desde que existen los medios”, comentó el locutor y periodista Gabriel Prósperi en una visita a la Escuela de Comunicación ETER. El encuentro con estudiantes de segundo año de la carrera de Locución procuró revisar el panorama actual de los medios y la inserción de profesionales de la comunicación en él. El invitado explicó que el concepto de verdad se encuentra en crisis hoy más que nunca, y que puede resultar difícil que un espectador salga de su zona de confort cuando ha encontrado un recorte de la realidad que le siente bien. Entender que existen recortes es importante para analizar de forma crítica la información disponible.





Quien decide trabajar en medios, aseguró, debe tener dos cualidades fundamentales y ellas son, la curiosidad y el gusto por la lectura. Ambas resultan fundamentales para procesar y manejar la información de forma que atraiga al espectador y no resulte poco creíble. La llegada de las redes sociales puso en jaque esta –tan difícil de definir- noción de verdad. La falta de control en la web hace que todo valga y las fake news manchan muchas veces la credibilidad de los periodistas. “¿Qué tiene la televisión que no tiene todavía las redes sociales? La televisión legitima el discurso social. Si en redes aparece “murió Jim Carrey” la señora va a prender la televisión”, dijo.


Además de ser locutor y periodista, Gabriel es licenciado en Ciencias de la Comunicación de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) y como tal aportó a la charla un análisis muy rico sobre el mercado laboral actual. Luego de que los alumnos le preguntaran sobre la precarización laboral en el medio, el invitado explicó que es desde el poder mismo que las relaciones laborales precarias se pergeñan.
“Cuánto más desempleo haya más bajos van a ser los salarios de aquellos que tienen trabajo”, comentó, y justificó este comportamiento en el hecho de que aquellos con empleo harán lo que sea para mantenerlo, por miedo a transitar una situación aún peor, esto incluye aceptar salarios muy bajos y malas condiciones laborales. La precarización laboral termina siendo funcional a una cultura del miedo, en la que quien reclama puede terminar por quedarse sin su fuente de trabajo. Con miedo, no hay reclamos.


¿Cómo hacer entonces, en este contexto, para trabajar en un medio y hacer periodismo, si se tiene una ideología contraria a la que allí se sostiene? Gabriel explicó, desde su experiencia como movilero para América Tv, que hay que entender que se trata de un trabajo y que se puede cubrir un hecho sin emitir opinión propia, respetando las respuestas ajenas y, por supuesto, siendo fiel a la verdad. Hay que tratar de hacer el trabajo correctamente y en todo caso “que la bajada de línea le quede a quien conduzca el programa, vos describí lo que pasa”.


Además de vivir en una cultura del miedo, el invitado señaló que los profesionales de los medios viven también en una cultura de la imagen. Es por este motivo que se debe estar atento a lo que se expone ante otros y que representa, al fin y al cabo, la cara visible de la empresa a la que se pertenece.


Hacia el cierre del encuentro, el locutor brindó algunos consejos a los estudiantes a la hora de hacer móviles. Aparte de la curiosidad y un corpus de lectura nutrido y diverso, es importante saber manejar y dosificar en forma correcta la información con la que se cuenta. Además de ejercitar la repentización, hay que diversificar el vocabulario para evitar caer en redundancias ante la información que manejan los colegas. Ante esta dosificación, Gabriel sugirió no decir de una vez todo aquello que se sabe. Para mantener interesado al espectador es bueno estar actualizado y demostrar interés en el tema en cuestión. “Siempre guárdense algo que pueda aportar porque esto a la larga los va a prestigiar”.


*Sofía Selasco, estudiante de periodismo, 3er año, ETER.

Galería
Suscribite a nuestro newsletter