Pasa en ETER

Joaquín Sánchez Mariño y Maximiliano De Rito en ETER
Por Rocío Viñes | @roo.vines

Joaquín Sánchez Mariño y Maximiliano De Rito visitaron a los estudiantes de tercer año de la Carrera de Periodismo del turno tarde y noche para contarles cuál es la preproducción y postproducción de una cobertura periodística en la redes. La charla se dió en el marco de la materia de Producción de Contenidos Periodísticos II dictada por Javier Drovetto. 

 

Maxi De Rito, es periodista de Red/Acción y responsable como editor en las redes sociales, en especial, en Instagram. Tiene el criterio periodístico para seleccionar qué se puede publicar y que no. Por otro lado, Joaquín Sánchez Mariño, es periodista del mismo medio, escritor y cronista, hace coberturas en la misma cuenta. Mariño escribió un libro, “Venezuela; postales de un país al borde del colapso”, previamente a la publicación de su trabajo hizo una cobertura para las redes sociales.

 

Mariño les contó a los estudiantes cómo fue su experiencia durante el viaje y cómo hizo la cobertura a través de las storys. Antes de viajar habló con De Rito para ver cómo iban a contar lo que estaba sucediendo en Venezuela, Mariño mencionó: “Por medio de Instagram le hablamos a las personas para avisarles que estábamos yendo a Venezuela y les preguntamos qué dudas tenían sobre lo que sucedía”.

 

“Cuando llegué al país hice una cobertura en las redes sociales”, Mariño indicó que no fue como cronista exclusivo de un medio sino que filmó material para RedAcción y para su cuenta personal de Instagram, después resaltó: “Eso para mí fue importante porque me abrió una nueva mirada hacia el periodismo de hoy”. Para poder publicar la cobertura, Maxi De Rito, que en ese momento estaba en Argentina, relató que se comunicaban por WhatsApp y comentó: “Cada video que me mandaba lo adjuntaba con un texto que explicaba el contexto. La señal no era muy buena y a veces los archivos que recibía se mezclaban”.

El 23 de febrero fue un día clave para Venezuela porque el presidente interino, Guidó, fijó ese día para recibir la ayuda humanitaria. “Casi no había periodistas extranjeros. Me acercaba a las manifestaciones, recibí abrazos y agradecimiento por parte de los venezolanos porque nadie cubría lo que estaba pasando”, remarcó Mariño. La cobertura inició en la frontera y de ahí se comenzó a formar una crónica relatada por medio de las storys de Instagram, De Rito agregó: “Empezó a tomar vuelo, cada cosa que publicamos en la cuenta de Mariño, tenía mucha más repercusión que RedAcción. Las visitas habían aumentado en la cuenta de Joaquín y el 23F su cuenta explotó de seguidores”.

 

 

Más tarde, mencionaron otras coberturas que realizaron en Capital Federal, algunas fueron: la Feria del Libro, la noche en que abrió el estadio de River para recibir a gente en situación de calle y a raíz de este reporteo, que duró toda la noche de ese mismo día, hicieron otra cobertura para ver si realmente funcionaba la línea 108. El docente de la materia y editor de Red/Acción, Javier Drovetto le comentó a sus estudiantes: “La idea de realizar estas coberturas estaba buena porque el trabajo era local a diferencia de Venezuela. Además, si uno  retroalimenta ciertos espacios y hacemos un contenido realmente distinto se vuelve positivo. Lo interesante de estas nuevas narrativas es que son totalmente distintas”.

 

Cuando Joaquín Sánchez Mariño realizó la cobertura por Instagram, hizo una narrativa atrás del viaje que era coherente, y las personas que entraron a sus storys observaron un hilo conductor (inicio-conflicto-final). “Otra cosa que nos funcionó creo que fue, la técnica tradicional, el instinto periodístico de creer que ahí había una historia y que podía llegar a ser un tema de agenda. Fui cuando los medios no le estaban prestando atención al hecho”, hizo énfasis Mariño. 

 

Maxi De Rito comentaba que crea su contenido con ciertos atributos o criterios básicos para despertar o generar alguna emoción en la persona que observa su trabajo y que tenga ganas de compartirlo. Además, aconsejó: “Para hacer esto hay que preguntarse si realmente ustedes compartirían lo que están haciendo, si la respuesta es sí, probablemente tengan algo bueno para ofrecer pero si la respuesta es negativa, no es ese el lugar”, cerró De Rito. 

 

*Rocío Viñes, estudiante de periodismo, 3er año, ETER. 

 

Suscribite a nuestro newsletter