Pasa en ETER

Pablo González en ETER: “Ser periodista deportivo fue el deseo que tuve desde los 12”
Por Julián Suez | @juli_suez

Pablo González visitó la sede de ETER en Villa Crespo para dialogar con los alumnos de primer, segundo y tercer año de la Carrera de Periodismo Deportivo sobre cómo inició su debut profesional en TyC Sports. Además, compartió anécdotas sobre grandes entrevistas que realizó a lo largo de su carrera en los medios.

 

El periodista iba a trabajar como asistente de producción en un programa del ascenso que nunca salió al aire. Luego, el destino y “el perfume de la novia de un productor” le abrió la puerta en el mismo canal de televisión. “La pareja de mi amigo se olvidó el perfume en mi auto, se lo llevé a TyC y me dió laburo como asistente de producción en Campañas, Lo Mejor Fútbol y Fútbol Por Dos”, comentó González. Si no hubiese sido por ese hecho, él trabajaría en Metrovías hasta hoy. Cuando logró ingresar, estuvo un año y medio a la espera de ser contratado fijo. Y por 548 días se levantó a las 6.00 de la mañana, para entrar a las 7.00 en la empresa que maneja los subtes porteños hasta las 17.00. Media hora más tarde, ingresaba en TyC Sports hasta a las 23.00, de lunes a viernes. Sin embargo, valió la pena todo ese sacrificio, porque hoy hace lo que le gusta.

 

Entrada la visita, contó sobre las entrevistas que concretó con Lionel Messi, el mejor jugador del mundo. El periodista del canal deportivo le había pedido al rosarino de hacerla antes de que González se vaya a Madrid. Lo esperó donde pactaron y él aseveró que fue muy espontánea la nota. Caminaron por la playa y solo tres brasileños lo pararon para hablarle sobre Ronaldinho. “Leo fue siempre generoso conmigo. El me respeta, porque siempre lo respeté desde un principio”, expresó González. 

 

 

La siguiente conversación la tuvieron luego del Mundial. El conductor de Planeta Gol le mandó un mensaje para charlar con “La Pulga”, pero no le respondió. A los tres meses lo llama en pleno programa radial y le comentó rápidamente al productor sobre el hecho. El ganador de cinco balones de oro le dijo que si quería hacerla al día siguiente por la tarde, a lo que le respondió que no había ningún problema. Pasadas las 24 horas, Pablo González lo llama y Messi estaba en el auto mientras regresaba del entrenamiento, se colocó los auriculares y comenzó la acción. Según el periodista deportivo, se lo notó muy relajado y abierto al futbolista argentino en la conversación que mantuvieron por un largo tiempo.

 

Por otro lado, le ocurrió en reiteradas oportunidades el rechazo por parte de los jugadores para realizar notas. Sin embargo, en un entrenamiento de Juventus solicitó entrevistar a David Trezeguet y Mauro Camoranesi. Con el ex River tuvo solo 15 minutos que le dispuso la jefa de prensa, pero con el campeón del Mundial 2006 fue algo distinto. La encargada de brindar a los jugadores las notas le señaló que cerrara la entrevista. Camoranesi discrepó y le comentó a la chica que Pablo era su amigo y que él iba a decidir cuando la terminaba. Es muy importante ser reconocido como buen periodista, porque  luego ocurren sucesos como estos y se ve reflejado lo que uno hizo por tantos años para conseguir lo que muchos no logran obtener.   

 

 

Y, por último cuando entrevistó a Juan Riquelme, la travesía del viaje fue más complicada. En ese momento, Román jugaba en Villareal. No frecuentaba las entrevistas. La jefa de prensa del club español siempre le mencionaba los medios locales y se negaba a brindar entrevista con todos, pero cuando lo nombraba a González se reía. El periodista tuvo que viajar a Madrid por trabajo e insistió nuevamente por el diez y ocurrió lo mismo. Entonces, se arriesgó y se fue a verlo.  Una vez allá, el ex Boca le preguntó: “¿Me dejo los botines para el final?”, a lo que acentuó González. Lo exprimió por 45 minutos. Cuando finalizó todo, Pablo se quedó con las ganas de llevarse la camiseta de uno de los mejores jugadores, a lo que Román le ordenó a la jefa de prensa que le trajera dos remeras, para el camarógrafo y él. La chica se negó y se justificó con que no se podía, Riquelme insistió y logró que lo hiciera. De las manos del diez pasaron al del periodista de TyC Sports. “Le estuve por decir que si le hacía problema dármela que la deje, no había problema.Yo la quería, pero lo dejé pasar a ver si me la daba”, concluyó Pablo González entre risas.

 

*Julián Suez, estudiante de periodismo deportivo, 2do año, ETER.

 

 

Suscribite a nuestro newsletter