Pasa en ETER

Visita a Tiempo Argentino
Por Rocío Viñes | @roo.vines

Los estudiantes de segundo año de la carrera de Periodismo visitaron la redacción de Tiempo Argentino en el marco de las materias de Autogestión dictada por Lucas Pedulla y Redacción, dictada por Franco Ciancaglini. Los periodistas del diario Nicolás Zuberman y Javier Borelli conversaron con los estudiantes sobre la historia del diario desde cómo pasó a ser un medio privado a transformarse en una cooperativa. 

 

Los periodistas de Tiempo Argentino, Nicolás Zuberman y Javier Borelli, les dieron la bienvenida -en la redacción del diario- a los estudiantes de segundo año de Periodismo de ETER, para contarles cómo el medio se transformó en un medio autogestivo, cómo fue su lucha y cómo se amoldaron para trabajar en una cooperativa. Zuberman les recordó a los estudiantes que Tiempo Argentino se fundó en el 2010 y funcionó hasta el 2015, después del cambio de gobierno. “Sabíamos que no existía una empresa, sabíamos que no íbamos a tener un sueldo, sabíamos que era muy difícil ir a salir a buscar trabajo, otros medios estaban cerrando y veíamos cómo estaba el panorama”, relataba el periodista. 

 

En marzo del 2016 comenzaron a organizar choripaneadas o festivales hasta que uno de ellos se le ocurrió la idea de sacar un diario especial para el 24 de marzo, día de la Memoria, Verdad y Justicia para venderlo en Plaza de Mayo. Luego de realizar esta idea, la respuesta de la gente fue muy positiva. “Hicimos 30.000 ejemplares como un número simbólico en la marcha de Memoria, Verdad y Justicia, los diarios nos los sacaban de las manos, se agotaron, la gente no decían que teníamos que seguir en la calle. Este fue el camino que nos hizo llegar hasta acá. Este fue nuestro proceso para comenzar con esta lectura autogestiva”, hizo énfasis Zuberman tras recordar ese momento con una sonrisa.

 

Para poder convertir el diario en un medio autogestivo tuvieron muchas charlas con  empresas recuperadas. Las mismas les contaban cómo fue su experiencia cuando cambiaron el esquema de trabajo. La estrategia fue mantener la dinámica horizontal del modelo de negocios. “Todo el tiempo volvimos sobre quiénes somos, por qué lo hacemos y ser transparentes, que es la gran diferencia que tenemos con cualquier otro modelo que trabajan en cualquier medio de comunicación”, aclaró Zuberman. Javier Borelli agregó: “El medio se llama Tiempo Argentino, dueños de nuestras palabras y está registrado como propiedad colectiva de la cooperativa”. 

Los periodistas explicaron que existen dos modelos a través de los cuales se puede sostener un medio de comunicación. Uno de ellos es la suscripción que para poder leer las notas se debe abonar. El otro modelo es hacer una comunidad e invitar a los lectores a ser socios. “Si podes pagar genial y si no podes pagarlo igual podes ver nuestro sitio sin tener esa barrera económica. Los que son socios les damos como agradecimiento beneficios”, comunicó Borelli.

 

Javier Borelli relató que cuando el diario comenzó a ser una cooperativa el modo de trabajar cambió significativamente. “Acá somos todos de todos, si el diario no llegó al quiosco es un problema de todos, si pasa algo negativo con la nota del que está al lado tuyo te molesta y si sale algo mal tenemos que hablar entre todos”, mencionó Javier Borelli.

 

En la redacción de Tiempo Argentino comenzaron a preocuparse por el proceso de publicación de su producto. No solamente escriben una nota sino que también controlan el recorrido de publicación del diario. “Antes hacíamos las notas y las subíamos al software del diario y después aparecían en un quiosco. Ahora mandamos el diario a la imprenta, sabemos a qué hora llega y cuál es el recorrido exacto de nuestro producto. Todas esas cosas nos interesan”, manifestó Borelli. Además, agregó que si algún socio no le llega el diario, se enteran porque suelen comunicarse con alguien de la redacción por medio de las redes sociales. “No le decimos que llamen a tal teléfono sino que venimos acá y hablamos entre todos y solucionamos el problema porque hay una implicación enorme. Por ejemplo: tenemos compañeros que no solamente escriben notas sino que también están haciendo las cuentas del banco para pagarnos a todos”, concluyó el periodista.

 

*Rocío Viñes, estudiante de periodismo, 3er año, ETER.

 

Galería
Suscribite a nuestro newsletter