Valeria Paula Filipini

Valeria Paula Filipini

     

Mis primeros recuerdos en relación a la voz son de mi temprana infancia. No me olvido de los arrullos de mi mamá, que me cantaba y paseaba al ritmo de Maria Elena Walsh, mientras me tenía en brazos. Luego, fui creciendo y mi interés por la música y los sonidos se fue acrecentando a medida que transcurría la vida. Recuerdo los actos escolares, me encantaban porque cantábamos canciones. En la secundaria, comencé a estudiar canto de manera particular y me decidí por integrar un coro. Luego, me animé a experimentar con instrumentos musicales, y comencé a tocar la guitarra y el teclado. Formé mi primera banda de música a los 18 años y, desde ese momento, empecé a tejer un largo camino musical, integrando grupos musicales de diversos géneros. Tan grande era mi curiosidad por la voz y la audición, que decidí estudiar la carrera de Fonoaudiología en la UBA, para conocer qué era lo que pasaba en nuestro interior cuando hablamos y cantamos. Paralelamente, me inscribí en la carrera de Canto Popular, en la Escuela de Música Popular de Avellaneda. Me recibí de fonoaudióloga en 2014 y, hasta el día de hoy, continúo mi carrera de canto en la EMPA.  Allí, me encontré con un enfoque para entrenar la voz que me resultó poderosamente interesante, integral, con fundamentos teóricos sólidos y, principalmente, profundamente respetuoso con quien aprende: el Método Funcional de la Voz. A partir de ese momento, continué investigando y formándome con cantantes y profesionales certificados en el Método. Sigo entrenando mi voz, sigo aprendiendo, sigo cantando y redescubriéndome día a día, transitando este infinito camino de autoconocimiento. ¿Y por qué? Me pregunto mientras escribo esto: sencillamente porque me hace FELIZ. 
Suscribite a nuestro newsletter