Pasa en ETER

Andrea Álvarez: “En mi vida todo es música”
Por Nahuel Mosteirin | @nahuel.mosteirin

Andrea Álvarez, baterista y percusionista, visitó a los alumnos de la carrera de periodismo. Bajo la consigna de armar un perfil, en la materia Técnica Periodística IV a cargo del profe Adrián Figueroa Díaz, los chicos de ETER recibieron la visita de Álvarez, baterista de Rouge, la primera banda de rock argentino conformada íntegramente por mujeres.

 

De esta forma, y al estilo de una conferencia de prensa, tanto el docente como los alumnos comenzaron a formular sus preguntas para poder conocer a Andrea en profundidad. Comenzó contando sobre sus orígenes en el rock, como cuando era chica y se encontró en el subte a sus ídolos de la infancia, MIA (Músicos Independientes Asociados). Ella había escrito una carta en “El expreso imaginario”, una revista de rock de los años ’70. En este primer acercamiento, les dijo que era ella quien había escrito esa carta. Los Vitale la invitaron a ella y a su hermano a un ensayo, cuando sus padres la fueron a buscar, ellos estaban sentados armando los discos, mientras por un lado cebaban mate y en el otro estaban cocinando. Andrea le pidió a Lito que le dijera a su padre que la deje estudiar batería, y éste accedió. Este fue su inicio en el mundo del rock y en su instrumento.

Cuando ella entró en el mundo del rock, era difícil ser mujer. No había mujeres que tocaran instrumentos, en su mayoría se dedicaban a hacer los coros. Ella, si bien sabía cantar, no quería decir que podía hacerlo, porque quería que la llamasen para tocar, se esforzaba principalmente en remarcar el hecho que sabía tocar la batería. Incluso cuando pudo estar como plantel oficial de bandas, la paga que le daban era menor que la que percibían los músicos hombres del resto de la banda.

 

Esta diferencia en los géneros sigue estando un poco presente hoy en día. Andrea destacó que incluso hoy en día, cuando tiene que dar una nota o algún reportaje, una de las preguntas habituales es sobre sus orígenes o sobre porque eligió la batería, incluso por qué eligió una carrera musical, mientras que a otros músicos del medio no. Es algo que si bien un poco de ruido le sigue haciendo, como buena profesional, sabe llevar adelante.

 

Para ella la música es su vida. Todo en su vida gira en torno a la música, todo el tiempo. No tiene recuerdos a lo largo de su vida que no estén relacionados con la música.

 

Andrea también les contó a los chicos anécdotas sobre los artistas que conoció, incluso como llegó a tocar en Soda Stereo. Luego de charlar con Gustavo Cerati, quedaron en hacer una prueba en la semana. A los pocos días, la llamaron y comenzaron los ensayos con la banda.

Andrea es firme a sus creencias. No puede defender algo que no le gusta. Si la obra de un artista no es de su gusto, no va a decir lo contrario solo para quedar bien o para encajar. Esto no es símbolo de ego ni nada parecida, ella destacó que constantemente está escuchando a las bandas nuevas y a los jóvenes para aprender de sus experiencias, sus vivencias, y de cómo ven al mundo.

 

*Por Nahuel Mosteirin, estudiante de Producción de Radio y Medios Audiovisuales.

Suscribite a nuestro newsletter