Pasa en ETER

La situación del turismo argentino y su plan de reactivación
Por Camila Brizuela

La pandemia que moviliza al país hace ya casi cuatro meses sigue afectando a las diferentes industrias. El sector turístico es uno de los más perjudicados, ya que sufre una gran paralización y una lenta reactivación, según el Ministerio de Turismo y Deportes.

 

El aislamiento social, preventivo y obligatorio en varias zonas de Argentina pero la industria sigue en crisis. Frente a esta situación, el Estado presentó la Asistencia de Trabajo y Producción (ATP) que financia una parte del sueldo de los trabajadores del sector. “Los ATP son un porcentaje mínimo de nuestros problemas, hay alquileres, hay empresas que invirtieron y tiene que pagar los créditos que tomaron o las mercaderías que compraron sin ningún tipo de ingreso”, explica el director ejecutivo Daniel Catzman, de la Asociación argentina de Parques y Atracciones, que cuenta con casi 200 parques asociados entre 16 provincias del país.

 

Por su parte, Roberto Amengual, presidente de la Asociación de Hoteles de Turismo de Argentina y de la cadena nacional Amerian, sostiene que lo que hay que reclamar en este momento son las políticas de fomento, que permiten que todo el gasto que se realice, se descuente del impuesto a las ganancias. La ley de fomento intenta impulsar y promover el turismo argentino, dentro del marco de la ley que declare la emergencia del turismo, que reclaman desde la asociación.

 

Ante varios de los pedidos del sector, desde el Ministerio de Turismo y Deportes lanzaron el Plan de Auxilio, Capacitación e Infraestructura que alcanza a 2.000 empresas y a 20.000 trabajadores del rubro y que pone a disposición fondos orientados a proteger el turismo. Las medidas, según explica el documento oficial, no solo responden a la urgencia actual, sino que también presentan una visión de mediano y largo plazo.

 

El ministro Matías Lammens explica que a corto plazo la prioridad es auxiliar a prestadores independientes, micro, pequeñas y medianas empresas de la industria. A mediano plazo, capacitar a decenas de miles de trabajadores del turismo y preparar al sector en lo que respecta a Seguridad e Higiene con los protocolos necesarios. Y a largo plazo, financiar más de 50 obras turísticas en todo el país que apunten a movilizar la actividad y aportar al cambio de paradigma que se necesita.

 

En una reunión virtual de la Comisión de Turismo de la Cámara de Diputados, Lammens adelantó que el gobierno autorizaría el reinicio de vuelos antes del 1 de septiembre. Pero dejó sin respuesta otros reclamos, como la reapertura de los Parques Nacionales y el del sector hotelero sobre los pagos que realizan por los sistemas de TV y Audio instalados en habitaciones vacías.

 

Roberto Amengual sostiene, en nombre del sector hotelero, que para volver a una normalidad como la que tenían necesitan dos años, porque no solo se tienen que habilitar los vuelos nacionales sino que también los internacionales. “En la Argentina va a llevar mucho tiempo recuperar el público, sumado a la gran competencia por parte de todos los destinos internacionales”, agrega. Mientras que, por su parte, Catzman, de la Asociación de Parques asegura que la gente va a volver cuando aparezca la vacuna en Argentina. “Este año ya lo consideramos perdido”, dice.

 

Según la Encuesta de Impacto del COVID – 19 en turismo realizada por el Instituto Nacional de Promoción Turística (INPROTUR), el 87 por ciento de las 80 agencias encuestadas coincide en que las expectativas para el 2020 son pesimistas. Por eso, muchas piensan congelar sus tarifarios para atraer a los pocos visitantes extranjeros que se estiman en la post-pandemia, según las conclusiones finales. Los encuestados consideran, además, que en las acciones de promoción se deberían incluir destinos que muestren una ausencia de aglomeración, apuntar a mercados regionales de rápida llegada, evitar sobreprecios y fomentar la seguridad sanitaria.

 

La primera semana de junio se desarrolló virtualmente el Foro InverTur junto con empresarios y referentes de la industria de varios países, que identificaron las nuevas tendencias de negocios. “La recuperación vendrá primero del mercado local, luego nacional e intrarregional y los viajes internacionales al final”, explica Ramiro Alem, cofundador y CEO de InverTur y agrega que el movimiento turístico de cercanía va a ser lo que se reactive primero, en búsqueda de destinos de naturaleza y espacios abiertos.

 

Catzman afirma que para el sector de los parques y atracciones, el turismo nacional los va a beneficiar porque su industria tiene muy poca influencia de extranjeros, “si hay, es solo el 5 por ciento y en algunos parques”. Mientras que en el sector hotelero, según Amengual, lo fundamental es tener la fecha exacta de cuándo comiencen a operar las aerolíneas, porque una vez que se abran las fronteras, automáticamente la parte aérea y la parte hotelera se alinean.

 

Si bien la gran mayoría del país sigue paralizado, varias provincias que hace varios días no presentan contagios reabrieron el turismo interno. El 12 de junio, la ministra de Turismo de Mendoza Mariana Juri anunció la reapertura del turismo dentro de la provincia, excepto en San Rafael, según la orden de su intendente. La publicación del decreto dice que en la primera instancia fueron aprobadas las aperturas de gastronomía, alojamientos, agencias de viaje y transporte y bodegas con apertura turística. En todos los casos, las personas deben reforzar las medidas sanitarias dispuestas.

 

Pero la primera provincia en habilitar el turismo local fue Jujuy. La presidenta de la Cámara de Turismo de Jujuy comentó que en los últimos años el turismo interno venía teniendo una incidencia promedio sólo del 15 por ciento, por lo que es necesario abordar estrategias que motiven al jujeño a movilizarse en su provincia. Salta también habilitó el turismo, con excepción de los municipios Orán y Aguaray, tras seguir en la fase 1. Mario Peña, el ministro de turismo señala que Salta estaba acostumbrada a vivir de dos millones de turistas y que en 2019 solo el 12 por ciento de los salteños turistearon en su provincia, mientras que el 88 por ciento viajaron fafuera. “Estamos frente a una gran demanda a salir a conquistar”, afirma el presidente de la Cámara de Turismo de Salta.

 

Pero dentro del sector turístico hay una buena noticia: según una encuesta realizada por el Estudio Singerman & Makón, especializados en Turismo y Economía, los viajes y el turismo se posicionan como la actividad prioritaria dentro de las expectativas de consumo de las personas encuestadas con el 2,6 por ciento, seguida por cultura y entretenimiento con el 2,3 por ciento, y luego, restaurantes y gastronomía con el 2,1 por ciento.

 

Las grandes empresas aéreas del mundo ya trabajan en diseñar nuevas estrategias sanitarias para viajar post pandemia. Se espera un viajero más consciente y sensible, que se vincule con actividades auténticas, en grupos reducidos al aire libre y preservando el cuidado del medio ambiente, según otra encuesta realizada por INPROTUR, a representantes del sector público de 21 provincias y 276 empresarios privados de todo el país.

Suscribite a nuestro newsletter